U. del Mar, un principio del final - El Canelo de Nos