Paine: entre duendes, el agua y la cerveza - El Canelo de Nos