LAS DOS CARAS DE LA MONEDA FRENTE AL CONFLICTO DE AYSEN - El Canelo de Nos