La Araucanía, la suma de errores que no se han corregido - El Canelo de Nos