Impacto ambiental, Corte Suprema y cuchufletas - El Canelo de Nos