Fukushima, Chile y la energía nuclear - El Canelo de Nos